COPYRIGHT

Licencia de Creative Commons
Los Guerreros de los Elementos by Arturo / Draconarus is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported License.
Creado a partir de la obra en http://losgueles.blogspot.com.es/.

Capítulo 4: El Doctor Qhempu

*Temporada 1, Capítulo 04: El Doctor Qhempu

Arturo y Selan se dirigían a sus respectivos puestos siguiendo al juez para comenzar el combate. Recorrieron un pequeño pasillo y le dijo a Arturo:

-Juez: Ahí te espera tu reto, buena suerte chico

Selan le deseo suerte y Arturo se despidió de ambos. Continuó por la puerta y llegó a un extraño cuarto sin salida aunque había como una valla extraña en la sala. Al llegar casi a ella el suelo comenzó a moverse hacia arriba mientras se oía la voz de un comentarista hablando desde algún lado. La el techo se abrió dejando entrar una ceguera luz del exterior y comprobó que lo estaban sacando al exterior del estadio y que su rival se encontraba en el otro lado. La maquinaria se detuvo al pie del tartán del combate mientras, el comentarista seguía hablando presentando a ambos contrincantes.

Las vayas que impedían el paso bajaron y Arturo avanzó hacia el tartán y rápidamente la plataforma móvil se retiro a la habitación donde había comenzado a moverse. Arturo miró a las gradas… una gran multitud sentado en las gradas estaba esperando ver a unos jóvenes principiantes listos para la acción que bien sabían que quizás alguno de los nuevos se convertirían en leyendas en un futuro.

El juez dio la orden de saludarse y les dio a cada 1 una lanza, les deseó suerte y la batalla y comenzó.

Esta vez el rival no era otro Jinete de Viento sino un Caballero de las Mareas, con lo cual los elementos de Viento y Agua se enfrentarían en el primer combate del pre-campeonato.

El Caballero de las Mareas avanzó rápidamente a por Arturo lanzándole un golpe de ola. Arturo lo esquivó rápidamente, pero se quedó sorprendido como una silueta de una ola de mar había surgido a la vez que él había dado una estocada con su lanza. Arturo rápidamente invocó los poderes del viento al igual que empezó a imitar su contrincante con el agua. Los vientos se agitaron y el agua comenzó a surgir del tartán Rápidamente las aguas comenzaron a agitarse y el agua le llegaba por las rodillas a ambos contrincantes, estaba claro que la movilidad se había reducido para Arturo, poniendo el escenario a favor de su rival. Pero aún había algo que podía hacer, poner las olas en contra de su rival gracias al poder del viento. Mientras Arturo pensaba en eso una ola se le avecinaba con su rival encima montándola. La ola le alcanzó y sintió un gran golpe de agua mientras la ola se lo tragó. En el interior del agua estaba su rival, el nivel del agua seguía subiendo. Arturo estaba bajo el agua esquivando como podía los golpes de su rival que era más ágil dentro del agua mientras intentaba subir a la superficie a por aire e intentar una estrategia. Su rival invocó un geiser de agua que expulsó a Arturo a la superficie pero no cayó para abajo. Se fijo en el escenario bajo agua que había formado y habían aparecido unas plataformas que se iban moviendo, seguro que había caído en alguna de ellas así que decidió nadar a la superficie y subirse en una para continuar el combate en tierra por ahora. Salto fuertemente y aterrizó en una de las plataformas móviles y vio a Arturo en una de ellas esperándole, al parecer había caído de lado ya que tenía un brazo sangrando, pero aún aguantaba bastante bien y la furia de los vientos se incrementó. Arturo tenía frente de sí y moviéndose por la plataforma a su rival acuático que le había causado una herida al caer de lado sobre la plataforma cuando éste le lanzó por los aires con un geiser acuático, pero ahora estaban en tierra y tenía la ventaja. Su rival se le acercaba con gran rapidez para continuar el combate, cosa que Arturo quería pues le tenía preparada una sorpresita, cuando estuvo a unos metros de el y dio el salto para ir a su plataforma a atacarle Arturo le contrarrestó con un golpe de viento furioso que dañó a su rival y lo desequilibró del salto haciéndolo chocar contra una de las plataformas móviles y cayendo al agua.

Arturo sabía que su rival era como un depredador que espera una presa con paciencia, el más mínimo error lo mandaría al agua donde estaría en desventaja y podría perder el combate por esa tontería. Lo que hizo fue aumentar más la furia de los vientos que agitaban las aguas y a toda la zona del estadio. El comentarista estaba sorprendido por lo que veían sus ojos, aunque estaba subido en una plataforma lejos de la zona del combate comentando los movimientos al igual que el público que enloquecía y a la vez estaban muy asombrados por este primer combate de una pre-temporada donde sus valientes participantes se supone que no tienen un buen conocimiento de su elemento al contrario de lo que estaban viendo sus ojos. El Caballero de las mareas había cambiado el escenario completamente inundándolo y el Jinete de Viento tenía una pequeña tempestad de viento a su alrededor, incluso un tornado se podría llegar a formar si continuaba así, pero ¿sería capaz si lo consiguiese formar de montarlo y dirigirlo? Este combate estaba siendo muy emocionante a la vez que sorprendente ¿cómo acabaría?

Arturo estaba convocando una pequeña tempestad de viento, casi tenía un tornado en medio del escenario, pero bien sabía que no lo podía domar ni montar aún pese a sus esfuerzos en sus entrenamientos, pero en su mente tenía otra estrategia: sacar a su rival con la fuerza del viento.

Dirigió el pequeño tornado que había logrado crear y aunque le costaba controlarlo no lo hacía del todo mal. Por fin atrapó a su rival con el tornado, pero éste le lanzaba desde el interior chorros de agua para intentar darle. Arturo comenzó a saltar de plataforma en plataforma para darle alcance pero, en un salto uno de los chorros de agua alcanzó a Arturo derrumbándolo y cayendo al agua. Intentó nadar pero su rival que aún resistía en el interior del tornado le seguía lanzando chorros de agua. Finalmente el tornado acabó atrapando a su maestro y el combate tendría un nuevo cambio de escenario. El interior del tornado era algo asfixiante, los vientos eran fortísimos hasta que su rival apareció. Comenzó una lucha como podían cuerpo a cuerpo ya que el viento los arrastraba a su son de un lado para otro sin parar. En uno de los choques de ambos contrincantes el Caballero de las Mareas fue herido por la lanza de Arturo en su hombro izquierdo y por la pérdida de concentración en el tornado momentáneamente por el impacto del dolor salió disparado del tornado. Arturo, que intentó en vano controlar el tornado también salió disparado fuera de él y cayó dentro del tartán en su zona de agua. El juez dio la orden de parar y Arturo ganó el combate, porque su rival había caído fuera del tartán. Rápidamente 3 Jinetes de Viento más expertos consiguieron detener la tempestad y el tornado, y 4 Caballeros de las Mareas lograron hacer que las aguas bajasen al interior de la tierra. Su rival subió al tartán y se acerco a Arturo que ya se había incorporado y ambos se dieron la mano en señal de deportividad, sonriéndose el uno al otro:

-Caballero de las Mareas: Lo has hecho muy bien, no me esperaba un primer combate tan emocionante. Estoy seguro de que nos volveremos a ver.

-Arturo: Pues claro ¡aún queda mucho camino por recorrer!

Rápidamente el chico se fue tocándose la herida en su hombro herido y cuando estuvo delante de la puerta para el interior del estadio, giró su cabeza al lugar en el que se encontraba Arturo para sonreírle a su rival por última vez antes de desaparecer entre la gente. El comentarista seguía hablando y subió la mano de Arturo como vencedor del combate, en ese momento todo el mundo le aplaudió con euforia, Arturo entre la multitud vio llegar a Selan y Zem. Arturo devolvió la lanza y se fue con Selan y Zem quién preguntó:

-Zem: ¿Cómo os ha ido la cosa?

-Selan: Mi rival era una aún muy novata Señora de las Llamas pero aún así me ha costado ganarle, me ha conseguido quemar en el torso y aún perdura el dolor…

-Zem: Esas quemaduras sólo lo puede curar una persona

-Selan: ¿Te refieres al Doctor Qhempu?

-Zem: En efecto ¿quién sino? Es un médico joven pero muy bueno y además está familiarizado con todas las posibles heridas elementales de este deporte cosa que lo hace mas fiable *muestra una sonrisa a su hija y vuelve la cara a Arturo* y a ti ¿Cómo te ha ido? Hemos visto casi el final del combate pero cuéntanoslo todo aunque veo que te has dañado el hombro.

-Arturo: ¡Ha sido fascinante! ¡Mi rival ha hecho que el escenario cambie! Me ha tenido en su terreno durante un pequeño rato, luego me tiró por los aires con la fuerza del agua y ahí fue donde me herí, el resto ya lo habeis visto.

-Zem: bueno, ambos iréis a ver al Doctor Qhempu no vive lejos de casa, os curará enseguida.

Al llegar a la calle donde se encontraba su hogar, Zem les indicó donde era la consulta: 2 calles más abajo a la suya y un giro a la derecha tras llegar a la segunda calle, allí encontrarían una casa con el techo de color azul más grande que la del resto y era allí donde el joven doctor Qhempu ofrecía su consulta.

Entraron por la entrada y los jardines que rodeaban la casa estaban lleno de flores y una pequeña fuente en medio de un círculo de flores hermosas de colores azul, rojo y amarillo lo rodeaban.

-Arturo: ¡Vaya! Este tío se lo ha currado ¿eh? ¡como mola la casa y el jardín!

-Selan: Ni se te ocurra tocar ninguna de esas flores ni nada de eso, por favor quiero que te comportes… ¿por qué será que todo te llama la atención y te gusta?

-Arturo: ¿Por que esto acaso no está en mi mundo?

-Selan: Si tú lo dices…
-Arturo: hablas como si hubieras estado allí alguna vez

-Selan: No, nunca, pero ¿acaso no hay flores en tu mundo? ¿ni casas? ¿ni aerocoches que funcionan con la energía de los elementos que respeta el planeta y es infinita y renaciente?

-Arturo: No flores tan bonitas como estas, enamorarían a cualquier chica tonta de esas que le va lo cursi *hace una imitación de una chica cursi*

-Selan: Para ya por favor me estas abochornando… *lo mira con cara avergonzada* seguiremos con esto luego en casa, es curioso que no sepas nada de esto…

-Arturo: ¡De acuerdo! ¡Así descubrirás más cosas de mi mundo y las podremos comparar!

-Selan: Al fin podré hablar contigo sin discusiones ni peleas… será extraño *se rie* pero vamos nos están esperando tenemos que recuperarnos.

Selan llamó a la puerta y un hombre de alta estatura y robusto físico se presento ante ellos era sin duda el propio doctor Qhempu. Tenía una coleta para recoger su pelo largo castaño y vestía una especia de kimono azul, observó a los 2 chicos y les preguntó:

-Qhempu: Hola chiquitines ¿necesitáis algo? ¿os habéis hecho alguna herida jugando? *miro a Arturo* ¿o quizás a tu novia le ha pasado algo?

-Arturo y Selan: *ambos enfadados* ¡No es mi novio/novia!

-Qhempu: Jajajaja, vaya me he equivocado, bueno pasad y contadme que os ha pasado.

Arturo y Selan entraron en la casa, era bastante grande, un recibidor con un bonito mueble recibian la casa, aparte de un largo pasillo. Todo el suelo era de madera, pero había como un tartán a lo largo del suelo. Cruzaron el pasillo que tenía 5 puertas a la izquierda y entraron por la segunda. El extraño tartán seguía allí aparte de que en la sala había una camilla, una mesa a su derecha donde se sentaría el doctor y sus pacientes y cosas de medicina que Arturo no había visto en su vida. El doctor les invito a sentarse y les pregunto que qué les dolía. Selan y Arturo le explicaron todo sobre el Pre-Campeonato y donde se habían herido. El doctor sacó una crema extraña entre las medicinas y le dijo:

-Qhempu: Ve a otra habitación y aplícate esto en el torso y sobretodo en la zona de las quemaduras. Es crema rejuvenecedora de las células muertas y quemadas y en fin de otras muchas cosas más de los Ygmes. Cuando te la pongas espera 5 minutos y cuando se seque vuelve aquí que te recetaré y te daré un botecito para que te lo lleves por sí necesitas aplicarte más

-Arturo ¿Qué es un Ygme?

-Qhempu: Es un animal que vive en los bosques del sur de la ciudad.

-Selan: Gracias Doctor, ahora vuelvo. *Se va cerrando la puerta*
-Qhempu: Bien, Arturo, veamos tu hombro. Espero que no te hayas roto ningún hueso porque te tendría que hacer un par de movimientos para arreglartelo que no te gustarían nada y dolerían mucho.

-Arturo: *voz temblorosa* No.. no me he roto nada…

-Qhempu: ¡Jajajaja! ¡Era una broma hombre! Pero si que le haré un chequeo a ver si hay algo fastidiado así que siéntate en la camilla.

Arturo se sentó en la camilla y el Doctor Qhempu comenzó a inspeccionarle el hombro, Arturo sentía un poco de dolor cuando le tocaba en ciertas partes del hombro y de repente el Doctor se paró metió un suspiro y comenzo a gritar…

-Qhempu: ¡OH ESTO ES TERRIBLE, TERRIBLEEEE!

-Arturo: doctor ¡Que pasa!

-Qhempu ¡TU HOMBRO ESTÁ ROTO, NO TIENE CURA ALGUNA! ¡QUE DESGRACIA!

-Arturo: no… no puede ser… *hecho la mirada al suelo muy triste, pero vio al Doctor reírse, ¿otra broma quizá?*

-Qhempu: ¡Jajajaja! ¡Es una broma pequeño! Tu hombro no tiene gran cosa, quizás te salgan cardenales o algo pero, tomate esta agua con zumo de yuno y te calmará y curará el dolor muscular que también tienes.

-Arturo: ¡Me has dado un susto de muerte! ¡no debería gastar ese tipo de broma a sus pacientes!

-Qhempu: Calma, calma, anda toma bébelo

Mientras Arturo bebía el extraño zumo que sabía muy desagradable, Selan entró por la puerta y llamaron al timbre. El Doctor Qhempu fuá a abrir y una voz extrañamente conocida para Arturo y Selan era la que estaba hablando con el Doctor en forma cariñosa y también el tono de voz del Doctor cambió totalmente.

-Arturo: Seguro que es su novia

-Selan: Que va, que yo sepa no tiene novia aunque es muy popular entre las chicas *se oyen pasos acercándose a la sala* oh, oh que viene dejemos de chismorrear.

En ese momento se abrió la puerta y aparecieron el Doctor Qhempu y Pai, para sorpresa de Selan y Arturo que se quedaron con la boca abierta al verla y muy sorprendidos. Pai le había traído galletas al Doctor y había ido a recoger a Arturo y Selan. Tras un rato el doctor haciendo extrañas tonterías en presencia de Pai y Pai riéndole las gracias los 3 se fueron de la consulta. Selan estaba muy sorprendida no se esperaba que hubiese algo por lo más mínimo que fuese entre el famoso Doctor Qhempu y su propia hermana. Como mucho se llevaban de diferencia 5 o 6 años de edad y se notaba que había magia entre ellos…
Pai rompió el silencio en el camino a casa preguntándole a los chicos:

-Pai: ¿Qué os ha parecido el Doctor? Es muy gracioso ¿a qué si? *muestra una bonita sonrisa*

-Selan: Pai hermanita… ¿hay algo entre él y tú?

-Pai: No, nada. Sólo somos muy buenos amigos ¿por qué?

-Selan: No… por nada….

-Pai: ¿Y a ti Arturo ¿Qué te ha parecido el Doctor?

-Arturo: Pues, es muy raro, gasta bromas muy pesadas en los peores momentos. Tiene un extraño sentido del humor.

-Pai: Es muy gracioso *sonrie* por eso le hago muchas visitas a veces, le llevo cosas que cocino y eso, su trabajo debe ser agotador y tiene que reponer fuerzas.

-Selan: *Para sí misma* Se nota que te gusta, no lo niegues…

Arturo, Pai y Selan regresan a casa, tras haber conocido a un gran genio de la medicina de ese mundo aunque con un humor algo extraño y fuera de lo común. Un nuevo personaje acaba de entrar en la vida de nuestros amigos… y no será la primera ni la última vez que se verán.

CONTINUARÁ…

No hay comentarios:

Publicar un comentario